Home  |  Aprendizaje   |  ¿Es la Timidez un problema Psicológico?

¿Es la Timidez un problema Psicológico?

Uno de los motivos de consulta que lleva a los padres a traer a sus hijos de manera frecuente, es el de la timidez de sus hijos.

Se preguntan si esta característica es normal en el niño o adolescente, si es necesario cambiarla, cómo hacerlo, entre otras interrogantes.

Desde mí punto de vista, la timidez no es un tema psicológico a trabajar en todos los casos; solamente en la medida que un niño sufra por esto o bien reprima sus intentos de comunicación por alguna razón habría que prestarle apoyo.

Primero que nada, hay que analizar la historia evolutiva del niño o niña en cuestión. ¿Ha sido siempre un niño más introvertido y callado o cambió su manera de relacionarse abruptamente o a causa de un cambio o proceso adaptativo?

¿Hay asociada sintomatología ansiosa y/o depresiva?

¿Se desenvuelve adecuadamente en las distintas áreas de funcionamiento aún cuando es tímido?

Asimismo, hay que evaluar el grado o intensidad de la timidez y lo que impide, y aunque suene contradictorio, es necesario darse cuenta también de lo qué permite (funcionalidad de la conducta de timidez). Por ejemplo, a algunos niños tímidos no se les exige hacer disertaciones y se les permite hacer otro tipo de evaluación, lo que refuerza esta conducta.

Por otra parte, hay que evaluar si el tema de la timidez es un problema para los padres o para los propios niños. Muchas veces, padres que fueron muy extrovertidos no aceptan que sus hijos sean diferentes, o por el contario, padres que fueron tímidos y lo pasaron mal, piensan que a su hijo le va a pasar lo mismo. En ambos casos hay una proyección del padre hacia el hijo; hay que diferenciar aquí lo que es aceptable para uno o para el otro y evitar pensamientos rígidos como: “la timidez es mala”; “todo niño que es tímido sufre”; “lo importante es decir siempre lo que se piensa”; “hay que tener muchos amigos para ser feliz”.

En el análisis caso a caso, sí hay niños que lo pasan mal con su timidez. Cuando esta es reflejo de una baja autoestima debe ser trabajada. Cuando lleva al niño o joven a evitar situaciones y personas, también (muchas veces esto puede ser la antesala de una fobia).

Los tratamientos más indicados son los cognitivos conductuales: las terapias de exposición, autoinstrucciones, entrenamiento y ensayo de habilidades sociales y asertividad, y en algunos casos, técnicas de manejo de ansiedad.

ANTERIOR

Familias Disfuncionales

PRÓXIMO

¿Cómo elegir el colegio adecuado para nuestros hijos?

ESCRITO POR:

DEJE UN COMENTARIO