Home  |  Familias   |  Celos por el nuevo hermano

Celos por el nuevo hermano

Es esperable que un niño sienta celos ante el nacimiento de su hermano menor. Los celos son la fantasía por parte del hermano mayor de que sus padres dejarán de quererlo y prestarle atención. Con la ayuda de sus padres y después de un tiempo se espera que estos sentimientos desaparezcan; por el contrario, un mal manejo de los adultos puede producir secuelas en el niño por mucho tiempo, incluso hasta cuando éste sea adulto.

Distintas expresiones que pueden adoptar los celos:

  • Hermano mayor puede intentar dañar al menor, esto puede ser físicamente (puede incluso llegar a pegarle) o verbalmente (con garabatos, humillaciones, etc.). También puede quitarle o romperle sus juguetes.
  • El hermano mayor intenta llamar la atención constantemente de sus padres: incluso haciendo cosas arriesgadas para que ellos estén pendientes de él en desmedro del otro hijo.
  • Hermano mayor puede deprimirse y mostrar conductas propias de esta condición: llorar mucho, estar muy irritable, presentar desinterés en actividades que le motivaban anteriormente, etc.
  • Puede intentar “ganarse” a uno de los padres, haciéndose más dependiente de él y por tanto necesitando más sus cuidados.
  • Mostrar conductas regresivas, es decir actuar como el bebe que les ha quitado la atención, dentro de estas manifestaciones está la de volver a hacerse pipi cuando ya controlaban esta necesidad, hablar como guaguas, etc.

Los padres deben entender que estas reacciones son esperables en los hermanos mayores pero que ellos juegan un papel fundamental en que este conflicto sea resuelto sin implicancias. Es decir, ante el nacimiento de un nuevo miembro, tanto padre y madre deben seguir destinando los mismos tiempos y actividades para el hijo mayor. El padre y madre siempre deberán estar dispuestos a compartir con su hijo mayor aún cuando el cuidado del menor demande mucha atención.

Para que el hermano mayor tome la llegada de otro niño a la familia lo mejor posible, los padres deberán “prepararlo” antes que esto ocurra. Es decir, desde que saben que la madre está embarazada o incluso antes, comentarle al niño que están pensando agrandar su familia y los beneficios que esto traerá para todos sus miembros. Debe estar incluido en todo el proceso de embarazo, ver como el bebé crece y nace. Después puede ayudar a cuidarlo, los padres pueden tomarlo como modelo, así el niño mayor puede sentirse orgulloso y su autoestima será beneficiada.

Hay que tener cuidado de no mostrar preferencias en esta etapa, ya que el hermano mayor puede crecer pensando que es el hijo menos querido y mostrar una conducta de celos y rabia incluso cuando llega a etapa adulta.

ANTERIOR

Depresión Infantil

PRÓXIMO

Importancia del juego para los niños

ESCRITO POR:

DEJE UN COMENTARIO