Home  |  Familias   |  Madres doble vinculantes

Madres doble vinculantes

Se supone que una madre, comúnmente más que un padre, representa una fuente incondicional de amor y apoyo para sus hijos. Les permite que se expresen libremente y sin importar cuantas veces se equivoquen, ella estará presente, motivándolo a que siga aprendiendo y experimentando. Su hijo será el más lindo de todos y hablará de él o ella con orgullo.

Gregory Bateson, científico social, lingüista inglés, entre otros títulos, postula que hay un tipo de relación entre la madre y sus hijos que puede llevarlos a la esquizofrenia.

Concluye que los trastornos comunicacionales pueden dar paso a trastornos mentales. Habla de dos niveles de lenguaje, el verbal y el no verbal y de que es necesario que ambos sean congruentes en la entrega de cierto mensaje. Es decir, a través de las palabras se debe comunicar lo mismo que a través de los gestos y posturas, para que a la persona que lo reciba le quede perfectamente claro lo que se quiso decir y lo que ella debe responder.

Cuando la información que se entrega comunica algo de una manera pero al mismo tiempo comunica lo contrario, es imposible para el receptor responder algo que satisfaga los dos mensajes. A esto se llama Doble Vínculo, un ejemplo concreto en la relación de madres con sus hijos:

Una madre que le recrimina a su hijo no ser cariñoso con ella, pero cada vez que éste se acerca, ella impide el contacto físico, alejándolo. ¿Que debe hacer el niño entonces? Si se acerca a la madre para mostrarle su cariño y para satisfacer su queja, está desobedeciendo el mensaje no verbal de ella que se mantenga alejado. Cualquiera de las dos demandas que quiera cumplir anula la posibilidad de cumplir con la otra.

Otro ejemplo: una situación familiar en la cual un niño es molestado por ser tímido y es alentado a decir lo que piensa, hasta el punto en que el niño grita de frustración, entonces es reprendido por su arrebato. Así el niño aprende dos mensajes contradictorios: debo expresarme para ser aceptado y no debo expresarme para ser aceptado.

Condiciones para se de una relación doble vinculante:

  • Ningún comentario acerca de los absurdo o inentendible de la situación es permitido por parte del receptor del mensaje.
  • La relación del niño con su madre, tiene un valor de sobrevivencia para el niño, es decir depende de ella para vivir.
  • La metacomunicación o comunicación sobre la comunicación, es imposible, por ejemplo, preguntar cuál de los dos mensajes es válido o describir la comunicación como algo sin sentido.

Cuando los mensajes de este tipo son presentados continua y habitualmente dentro el contexto familiar, podrían resultar en esquizofrenia por parte algún miembro de la familia.

¿Que se debe hacer entonces? La situación doble vinculante debe ser contextualizada y entendida como un escenario imposible, sin ganadores. Generalmente esto se hace con la ayuda de un tercero, una persona que no sea parte de esta familia pero que entienda su estilo de relación o bien, un profesional de la salud mental. Esto hay que hacerlo de manera oportuna, ya que si pasa mucho tiempo, el niño internalizará esta manera de comunicarse y se relacionara con los demás de esta misma forma, formándose un círculo vicioso.

Por todo lo anterior, tenga cuidado con lo que comunica a sus hijos, sea consecuente.

ANTERIOR

Importancia del juego para los niños

PRÓXIMO

Algunos Valores como asignatura obligatoria

ESCRITO POR:

DEJE UN COMENTARIO