Home  |  Padres   |  ¿Qué valores podemos aprender de los niños

¿Qué valores podemos aprender de los niños

Los niños tienen mucho que enseñarnos. Desde que nacen muestran una serie de conductas y sentimientos que a medida que van creciendo desaparecen gracias al moldeado de los demás y ejemplos inadecuados que los rodean. Cuando somos adultos, generalmente nuestra manera de ver la vida y comportarse se vuelve más rígida y con mayor necesidad de control.

Si pudiéramos conservar alguna de las características que nos identificaban cuando niños, probablemente seríamos más felices o por lo menos no nos haríamos tantos problemas con asuntos que no valen la pena.

Entonces, ¿qué valores podemos aprender de nuestros hijos?:

 

  • A decir la verdad: la mayoría de los niños tiene una tendencia natural a decir la verdad. Cuando mienten, lo hacen para conseguir algo que quieren pero mantienen muy poco tiempo esas mentiras y éstas no son muy elaboradas tampoco.
  • A no discriminar: es muy raro que un niño piense que alguien distinto a él no merece de su atención. Por ejemplo, si un niño tiene un compañero de otra raza o religión, no va a dejar de jugar con él. Podrá llamarle la atención pero a la hora de interactuar con éste no habrán diferencias por sobre los demás niños. Si uno escucha decir a un menor comentarios peyorativos sobre otra persona, probablemente los ha escuchado y aprendido de los adultos que lo rodean.
  • A jugar: los niños pasan la mayoría del tiempo jugando, pasándolo bien, riéndose. Para esto no necesitan de mucho, les basta una pelota o lápices de colores. Pueden imaginar que una caja de cartón es un auto o que una rama de un árbol es una varita mágica.
  • A vivir el momento (ser espontáneos): los niños viven el aquí y el ahora. No piensan en qué pasará mañana. Los adultos tendemos a angustiarnos por las metas a largo plazo que nos fijamos y perdemos muchas veces instancias de alegría por estas preocupaciones.
  • A asombrarnos: los niños tienen una capacidad de impresionarse ante cualquier pequeño evento que salga de lo común.
  • A aceptar incondicionalmente a los otros: un niño la mayoría de las veces va a sentir pena cuando ve a un cachorrito enfermo en la calle y va a querer naturalmente abrazarlo y llevarlo a su casa para cuidarlo. Cuando somos adultos, vamos perdiendo esa capacidad de ponernos en lugar de otros, ya que estamos demasiado centrados en nosotros mismos.
  • A no ser rencorosos y vengativos: un niño puede pelearse con su amigo mientras juegan, incluso puede llegar a pegarle, pero lo más seguro es que al rato ya ni se acuerde de lo que pasó y vuelvan a jugar juntos.

 

Las conductas de juicio y la preocupación de control del ambiente y de los demás, son aprendizajes que los niños toman de sus padres u otros adultos, por lo tanto hay que tener cuidado con los valores y pensamientos que se están entregando para así criar niños adaptables y emocionalmente sanos.

Enséñele a su hijo que todos somos iguales, que decir la verdad nos ahorra gran cantidad de excusas, de que el mundo siempre tendrá cosas hermosas con las que asombrarnos y que querer preocuparse por los demás es algo por lo que hay que sentirse orgullosos.

ANTERIOR

Familias Negadoras y el daño que provocan en los niños(as)

PRÓXIMO

Depresión Infantil

ESCRITO POR:

DEJE UN COMENTARIO